Vaticano rechaza “Altar de la Patria” del arzobispo Roberto González

Ha trascendido una carta que el arzobispo Józef Wesolowski, nuncio apostólico en la República Dominicana y delegado apostólico en Puerto Rico, le cursó el pasado 7 de marzo al Arzobispo de San Juan, monseñor Roberto González Nieves, para que desista de mantener un “Altar de la Patria y vientre maternal de la nación puertorriqueña” dentro de la Catedral de San Juan de Puerto Rico.

Image

La carta de Wesolowski surge como recordatorio de la directriz que impartió la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos desautorizando el uso del “Altar de la Patria” y que el arzobispo González Nieves depositara en el mismo los restos mortales de Juan Alejo de Arizmendi, primer obispo puertorriqueño, y de Ramón Power y Giralt, primer diputado de Puerto Rico en las Cortes de Cádiz, en España.

Junto a la determinación de la Congregación, el cardenal Tarcisio Bertone, Secretario de Estado de Su Santidad, le cursó una primera carta a González Nieves el pasado 28 de diciembre de 2012 indicándole que la directriz de la Congregación reflejaba los deseos del entonces Papa Benedicto XVI.

Por otro lado, la carta de Wesolowski revela que el arzobispo González Nieves se hizo cargo, con fondos contribuidos por los feligreses católicos de Puerto Rico, de todos los gastos incurridos en trasladar los restos de Power desde Cádiz, España hasta Puerto Rico.

60591_536717143045797_1290164133_n-1

El monseñor Wesolowski se maravilla de las informaciones publicadas por la prensa sobre el traslado de los restos de Power, sus gastos correspondientes y el deseo del arzobispo González de establecer un mausoleo para depositar los restos de Arizmendi y Power y reconocerlos como “Padres de la Patria”.

Finalmente, el delegado apostólico apela al arzobispo González Nieves a que renuncie a sus intenciones y ejecute las directrices que le impartió la Santa Sede.

Esta no es la primera incursión del arzobispo González Nieves en asuntos políticos.  En el 2001 participó activamente del incidente en la Lomita de los Vientos y le entregó un anillo bendecido al entonces Comisionado Residente Aníbal Acevedo Vilá para que “llev[ara] con dignidad los reclamos de libertad y soberanía del Pueblo”.

En el 2009 fue orador invitado en los actos en conmemoración de Luis Muñoz Rivera, en los que convocó a un “Proyecto Patria para salvar la nación puertorriqueña contra el gobierno asimilista”.  También, criticó la implantación de la Ley 7 y sus correspondientes cesantías en el Gobierno de Puerto Rico y llamó a la desobediencia civil para combatirla.

Advertisements

Sobre un plebiscito federal

Entendemos que un plebiscito adicional es redundante considerando que el Pueblo ya rechazó la colonia y pidió la estadidad el pasado 6 de noviembre de 2012.  Lo que procede es radicar un acta de admisión.

No obstante, la propuesta del Presidente Barack Obama de destinar $2.5 millones en el presupuesto federal 2014 para un nuevo proceso plebiscitario abre las puertas a que el Congreso por primera vez celebre un plebiscito de estatus vinculante.

Image

Cabe resaltar que el mismo ofrecería opciones de estatus no territoriales, permanentes y permisibles bajo la Constitución de los Estados Unidos.  Por ende, el estatus territorial actual sería descartado por ser territorial y el “ELA mejorado” sería descartado por ser ilusorio e incompatible con el ordenamiento constitucional americano.

Este anuncio demuestra cuán inválido e insostenible es el estatus territorial actual a la luz de los resultados del pasado plebiscito.   Los puertorriqueños retiramos nuestro consentimiento a ser gobernados bajo un régimen colonial y exigimos la igualdad plena en derechos y responsabilidades como ciudadanos americanos.

Aunque los resultados del pasado plebiscito del 6 de noviembre fueron claros y contundentes, apoyamos la celebración de un plebiscito federal si uno se presenta.  Todo estadista debe estar preparado para luchar por su ideal cuantas veces sea necesario

Así como lo hicimos en el 2012, volveremos a dar la batalla educando sobre la estadidad y aportaremos a otra victoria contundente a favor de la igualdad para todos los puertorriqueños.

Lcdo. José Cabrera

El legado de igualdad de Ramón Power y Giralt

Por: Lcdo. José Cabrera Costas

Ramón Power y Giralt es una figura cuyo legado, doscientos años después de su muerte, promueve la igualdad en derechos y libertades para todos los puertorriqueños.

Ante la llegada a Puerto Rico de los restos de Power, en gran medida un proyecto para acaparar la atención, impulsar el nacionalismo y obviar los evidentes problemas de la Administración García Padilla, procede que reconozcamos el verdadero legado de este ilustre puertorriqueño.

ramon_power_giralt

Power nació en San Juan, de padres españoles y recibió su formación académica en España.  Acto seguido, Power enlistó en la Armada Española, adquirió el rango de capitán y luchó de 1808 a 1809 en la defensa española de Santo Domingo ante las fuerzas navales de la Francia napoleónica.

Power es recordado en la historia puertorriqueña porque fue electo en 1810 para representar a Puerto Rico como diputado en las Cortes de Cádiz en España.  Estas cortes fungían como una legislatura nacional española.  Power sirvió en esta legislatura hasta el momento de su temprana muerte en 1813 a causa de la fiebre amarilla.  (Véase Fernando Picó, Historia general de Puerto Rico).

Power fue electo vicepresidente de las Cortes por sus compañeros diputados.  Como diputado, Power fue propulsor de la Ley Power, una medida que designó a Fajardo, Aguadilla, Mayaguez, Cabo Rojo y Ponce como puertos de libre comercio, entre otras medidas para robustecer la economía de Puerto Rico.

Durante su incumbencia, las Cortes aprobaron la Constitución española de 1812, la primera constitución en la historia de España.  Esta constitución, de corte liberal, proveía una serie de derechos y libertades que beneficiaron a los españoles, incluidos los residentes de Puerto Rico.  En particular, todos los nacidos en las colonias españolas en el Nuevo Mundo, incluyendo a Puerto Rico, adquirieron la ciudadanía española.  Además, bajo esta Constitución, Puerto Rico tenía voz y voto en las Cortes.  Aunque estas libertades fueron abrogadas en 1814, Power logró en vida, a través de la legislatura española, que los puertorriqueños disfrutaran de unos derechos y libertades que no habían tenido previamente.

60591_536717143045797_1290164133_n-1

En esencia, Power fungió como una especie de comisionado residente en España.   Claro está, Power tenía voto en las Cortes de Cádiz, algo que los comisionados residentes en Washington carecen.  En ese sentido, fue el representante puertorriqueño ante la metrópolis con mayor poder político en la historia de Puerto Rico.

Resulta irónico que ciertos sectores nacionalistas ilógicamente adopten a la figura de Power como portaestandarte cuando Power promovió tanto la integración de Puerto Rico a España como la igualdad entre puertorriqueños y los demás ciudadanos españoles.

Power demostró que, en su tiempo, se podía ser un patriota puertorriqueño y un buen español.  Nos corresponde ahora a las presentes generaciones honrar el legado de Power y hacer realidad su mayor propósito, lograr la igualdad en derechos y responsabilidades para todos los puertorriqueños.

* * *

NOTA: José Cabrera Costas (@JCabreraCostas) es abogado, notario público y propietario de Cabrera Costas Law Office. En el 2007 reactivó el Puerto Rico Statehood Students Association (PRSSA) y fue su Presidente Nacional hasta el 2009.  Luego lanzó el Proyecto Estrella para orientar sobre la estadidad de cara al plebiscito de estatus del 2012. Ha discutido sobre la estadidad en programas como The Stream de Al Jazeera America.